tricomona
1619 Visualizaciones

CG: nf

CA: Medicina – Microbiología y Parasitología.

CT: Se ha demostrado que la flora bacteriana de la vagina consiste en tres tipos principales, dependientes del grado de acidez. En el primer tipo, el cual posee el máximo de acidez, se encuentran casi cultivos puros de bacilos de Döderlein. El segundo tipo, que es un poco menos ácido muestra bacilos más pequeños de Döderlein parecidos a los bacilos diftéricos y unas pocas tricomonas y monilia albicans. El tercer tipo con un mínimo de acidez (casi equivalente a alcalino) contiene muchos cocco-bacilos gram negativos, de vez en cuando “spirochaete” y “leptothrix” y muchas tricomonas o monilias. La tricomona es un protazoario del cual hay tres variedades principales. La vaginal es la más grande y más redonda en forma. Tiene cuatro flagelados anteriores y una membrana larga ondulante. Morfológica y fisiológicamente es una especie diferente. La tricomona vaginal puede encontrarse generalmente en el tracto genitourinario; la tricomona “tenax” en la boca, y la tricomona “hominis” en el intestino. Las tricomonas animales comunes no parecen estar relacionadas con la infestación en el hombre.

F: MEDIGR – http://goo.gl/XrEiSN, p. 115 (consulta: 10.11.2015)

DEF: Protozoo del género Trichomonas.

F: DTMe (consulta: 10.11.2015)

N: 1. Del latín científico Trichomona y este del griego θρίξ/τριχός (trikho-, ‘pelo’) + moná(s), que en griego significa ‘unidad’ y en griego científico ‘organismo unicelular’.
Término acuñado en 1836 por el bacteriólogo francés Alfred François Donné (1801-1878).
2. Ningún resultado en el CORDE, pero sí en el CREA. Según este corpus, el término aparece recogido en 1982, en Fundamentos de enfermería de Susana Rosales Barrera y Eva Reyes Gómez. País: México. Tema: 6. Salud. Publicación: El manual moderno (México D.F.; Santafé de Bogotá). 1999.
3. Puede verse también «tricomonas» (plural invariable) y «tricomónada» (plural tricomónadas); la forma trichomonas es incorrecta.
4. Se usa con frecuencia en un sentido más restringido, referido tan solo a la especie Trichomonas vaginalis, sin necesidad de especificarlo.
5. Escrito en redonda y ‘t’ minúscula cuando se refiere al nombre común. Escrito en cursiva y ‘T’ mayúscula cuando se refiere al género.
Trichomonas: Género de protozoos flagelados parásitos de la familia Trichomonadidae, del orden Polymastigida y clase Zoomastigophora, que son células piriformes caracterizadas por poseer entre 4 y 6 flagelos al frente, uno de ellos recurrente y adherido parcialmente al cuerpo formando una membrana ondulante y el resto anteriores y libres; una estructura axial formada por microtúbulos, llamada axostilo, atraviesa el cuerpo longitudinalmente.
Carecen de mitocondrias y no forman quistes, por lo que el trofozoíto es la forma infectante. El hombre es parasitado por varias especies, entre ellas Trichomonas tenax, que vive en la cavidad bucal y Trichomonas vaginalis, parásito de las vías urogenitales.
Se escribe en cursiva y con mayúscula inicial.
Como nombre propio, no suele ir precedido de artículo; si lo precisa, es femenino.
Es incorrecta la forma Tricomonas. Su nombre común es «tricomona», «tricomonas» o «tricomónada».
6. F. A. Navarro afirma lo siguiente sobre el término ‘tricomona’:
En español resulta problemática la asignación de nombres comunes a los microorganismos de géneros cuyo nombre científico termina en –monas (por ejemplo: Trichomonas, Pseudomonas, Histomonas, Selemonas, que en inglés se transforman en nombres comunes con sólo cambiar la mayúscula inicial por minúscula). Existen tres posibilidades de adaptación al castellano:

  1. Conservación de la terminación original (tricomonas, seudomonas, histomonas, selenomonas; nunca «trichomonas»); es probablemente la mejor solución, aunque su uso en singular pueda resultar extraño en un principio (con el uso, la expresión ‘una seudomonas’ no tiene por qué plantear más dudas que ‘un virus’, ‘el páncreas’ o ‘un microondas’).
  2. Eliminación de la «s» final para el singular (tricomona, seudomona, etc.).
  3. Adopción de la terminación ‘-mónada’, plenamente justificada desde el punto de vista etimológico (de μονας, μοναδος; monás, monados); en tal caso, hablaríamos de tricomónadas, seudomónadas, histomónadas y selenomónadas; se plantea, no obstante, un riesgo de confusión con la traducción habitual «tricomónadas» para el nombre común trichomonads que dan en inglés a los protozoos del orden Trichomonadida (y que en español deberíamos llamar tricomonádidas). Menos problemas plantea su uso en forma adjetiva: pseudomonas meningitis (meningitis seudomónica o meningitis por seudomonas).

7. Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) viven un repunte generalizado en el mundo occidental, y España no es una excepción. Solo de las cuatro más frecuentes (sífilis, gonococia, clamidias y tricomonas) se diagnostican casi 450 millones de casos anuales, según la Organización Mundial de la Salud. Y a ellas hay que sumar la infección por VIH (otros 2,7 millones, de acuerdo con Onusida).
8. El parásito Trichomonas vaginalis coloniza la vagina, o la uretra de la mujer o el hombre. Allí comienza a reproducirse formando trofozoitos, que es la forma inmadura del parásito con capacidad de infectar a otras personas. Las tricomonas hacen que el medio donde se encuentran se vuelva más alcalino, por lo que se favorece aun más su crecimiento cuando aumenta el pH.
Cuando se mantiene una relación sexual, las tricomonas invaden la uretra o vagina del compañero sexual. Hay situaciones en las que las condiciones de la otra pareja no son favorables para desarrollar la infección, o el número de tricomonas que entran no es lo suficientemente alto. Por otro lado, algunas situaciones favorecen la invasión por tricomonas como la diabetes, el embarazo o la inmunosupresión. De cualquier modo, no hay ninguna situación que impida la infección por tricomonas, por muy sana que esté la persona que tenga relaciones sexuales sin protección.
9. Trichomonas, según el diccionario Dorland: Produce una enfermedad muy grave en animales y aves e infecciones urogenitales en el hombre; d.t. Pentatrichomonas y Tritrichomonas.
Tipología de la tricomona aplicada a animales y seres humanos:

  • bucalis: Trichomonas tenax.
  • columbae o columbarum: Trichomonas gallinae.
  • elongata: Trichomonas tenax.
  • foetus: Especie parásita de las vías genitales de los bovinos, que produce aborto en los animales infectados.
  • gallinae: Especie que produce lesiones de las vías digestivas superiores, el hígado y el páncreas de diversas aves, en especial palomas; a veces es mortal para el huésped: d.t. Trichomonas columbae y Trichomonas columbarum.
  • gallinarum: Especie que se encuentra en las vías digestivas inferiores, particularmente hígado y ciego, de las gallináceas, en especial los pavos. Produce mareos y deyecciones amarillas líquidas; a menudo es mortal para los pavitos.
  • hominis: Parásito común del intestino del hombre que no se cree que sea patógeno; antes se llamaba Cercomonas hominis.
  • intestinalis: Trichomonas hominis.
  • muris: Especie que se encuentra en el ciego de la rata.
  • pulmonalis: Nombre aplicado a Trichomonas tenax, aislada de los abscesos pulmonares.
  • tenax: Forma no patógena que se encuentra en la boca del hombre, especialmente en el sarro dental; d.t. Trichomonas buccalis, Trichomonas elongata y Tetratrichomonas buccalis.
  • vaginalis: Especie que se encuentra en la vagina y que produce descarga vaginal refractaria; se ha encontrado también en vejiga y uretra del varón.

F: 1. DTM p. 1633; Dicciomed – http://goo.gl/kfEMQK (consulta: 12.11.2015); http://www.museocabrerapinto.es/blascabrera/museo-virtual/optica/lactoscopio-del-dr-donne (consulta: 18.11.2015). 2. CREA (consulta: 10.11.2015). 3 a 5. DTMe (consulta: 10.11.2015); DORLAND p. 1779. 6. NAVARRO p. 520. 7. ELPAÍS – http://goo.gl/0lEWu1 (consulta: 12.11.2015). 8. CONSULT – http://goo.gl/bU05yN (consulta: 12.11.2015). 9. DORLAND p. 1779.

SIN: tricomonas, tricomónada.

F: DTMe (consulta: 10.11.2015)

RC: infestación, tricomoniasis